Ayurveda

la personal composición de los cinco elementos básicos del Ayurveda (aire, agua, tierra, fuego y éter) determinaba el dosha de cada persona. Este dosha podía ser:
– Vata (aquél en que predominan el éter y el aire),
– Kapha (aquel en que predominan la tierra y el agua) o
– Pitta (dosha en el que predomina, junto al elemento agua, el elemento fuego).

Cada dosha exige una práctica de Yoga especial.

KAPHA

El Kapha es una persona corpulenta y habitualmente simpática, una persona con buen apetito, de lenta digestión y lenta capacidad para enfadarse. Valientes, generosos y afectuosos, los Kapha suelen buscar consuelo en la comida cuando se sienten acuciados por el estrés o la depresión.

Piel pálida, levemente grasosa, suave, bien lubricada; cabello grueso, buena estructura ósea, cuello grueso o sólido, voz dulce y melodiosa… éstas son algunas de las características que pueden identificar a la persona con dosha Kapha.

.

VATA

En el caso de Vata, el desequilibrio de este dosha puede ocasionar una serie de desarreglos físicos que se concentran en zonas como oídos, articulaciones, piel, huesos, intestino grueso o cavidad pélvica. El desequilibro de Vata puede ocasionar también impaciencia, ansiedad, cansancio, vértigo, falta de concentración, depresión o hiperactividad.

Cuando se desequilibra el dosha Vata, la persona afectada sufre de insomnio, extreñimiento, piel seca, dolores premenstruales, temblores, dolencias nerviosas…

PITA

La persona Pitta es una persona brillante, ardiente y con un carácter que tiende al liderazgo. Segura de sí misma, emprendedora, alegre… así es la persona Pitta cuando su estado físico se encuentra equilibrado. Cuando no, el Pitta tiende al enfado, a la hostilidad, a los arranques violentos, al hambre y la sed excesivos, al fuerte dolor menstrual, a los olores corporales desagradables… Para evitar todo esto, pues, es necesario diseñar una práctica de yoga especialmente diseñada para la persona Pitta.


Diseñemos una práctica personalizada según tu Dosha